Skip to content

Contexto

En la región Sudoe, que abarca las comunidades autónomas españolas (excepto Canarias), las regiones del sudoeste de Francia, las regiones continentales de Portugal, Gibraltar y el Principado de Andorra, cada individuo genera 136 kg de residuos orgánicos al año.

Se alcanza así la generación de 11 millones de toneladas de residuos orgánicos anuales, 9 de los cuales son restos de comida.

En el caso de los lodos de depuradora, la cifra de este residuo alcanza cada año las 200 mil toneladas.

 

¿Cómo se gestionan estos residuos?

El 65% de estos residuos orgánicos se incineran o depositan en vertedero, debido a una baja implantación de la recogida selectiva.

En el caso de los lodos de depuradora, su destino final mayoritario es el uso agrícola (56%), tras la conversión de la materia orgánica en biogás y la aplicación del digestato como fertilizante. Los porcentajes restantes son incinerados (24%) o enviados a vertedero (10%).

¿Qué propone ECOVAL?

Un cambio en los sistemas de gestión de residuos urbanos, para integrar la separación en origen y sustituir el modelo actual de consumo de tipo lineal por uno circular, mediante la valorización de los lodos y residuos orgánicos gracias al desarrollo de tecnologías innovadoras, más sostenible económica y medioambientalmente.

Los residuos orgánicos urbanos y el lodo generado durante el tratamiento de aguas residuales son una fuente potencial de carbono orgánico que puede ser transformado en bio-productos de alto valor añadido, como los ácidos grasos volátiles (AGVs).

Para ello, ECOVAL demostrará técnicas y herramientas de control del proceso anaerobio, que se basan en inhibir la última etapa del proceso de digestión anaerobia para la obtención de biogás, promoviendo así el proceso fermentativo de acidogénesis.