CETAQUA muestra en CORFU los avances de ECOVAL en la gestión sostenible de residuos

cetaqua muestra en corfu avances ecoval

La Conferencia Internacional sobre la Gestión Sostenible de los Residuos Sólidos (también llamada CORFU 2022) tuvo lugar en la isla griega Corfú entre el 15 y el 18 de junio. Este año, en su novena edición, buscó abordar la importante cuestión de la gestión sostenible de los residuos sólidos mediante la promoción de prácticas seguras y tecnologías eficaces. Pretendió estimular el interés de científicos y ciudadanos e informarles sobre los últimos avances en el campo de la gestión de los residuos sólidos municipales. Las exposiciones se ubicaron en el Teatro Municipal del centro de la ciudad, aunque también se pudieron seguir online, todo con previa inscripción y reserva de plaza.

 

Los temas tratados tocaron de cerca al proyecto ECOVAL y sus innovaciones. Por eso, el jueves 16 a las 18:00hrs, Ánder Castro, investigador de CETAQUA, expuso dentro de la conferencia los resultados obtenidos a través de la experimentación en la planta piloto EDAR de Ourense. La ponencia llevó por nombre Thermal hydrolysis pre-treatment has no positive influence on VFA production from sewage sludge y fué fruto de las investigaciones del propio Ánder junto con S. Balboa, V. Paramá, B. Álvarez, C. Castro-Barros, J.M. Lema y A. Taboada-Santos. Se encuadró en la sesión XV del evento, en la sala 3, dedicada a la valorización de los residuos.

 

Más específicamente, la charla trató el efecto que tienen los pretratamientos de fangos de depuradora (en concreto el denominado hidrólisis térmica) en la producción de ácidos grasos volátiles. Este conocimiento es muy útil para reforzar el objetivo general de la conferencia: dar un paso más allá en la gestión de los residuos sólidos, para lo que ayuda en gran medida aprender sobre cómo conseguir productos de valor añadido aplicándoles procesos de biorrefinería.

 

La conferencia fue una gran oportunidad para juntar a científicos y profesionales de departamentos gubernamentales, industrias, ayuntamientos, universidades, empresas privadas y centros de investigación, siendo un foro de intercambio de las ideas y técnicas más novedosas en el mundo de la gestión de residuos.

Convertir el lodo en oro

A eso se dedica la red NEREUS dentro del proyecto ECOVAL. Ecoval Sudoe está desarrollando un método de extracción de moléculas de alto valor añadido, los Ácidos Grasos Volátiles (AGVs), a partir de lodos procesados. El objetivo del proyecto NEREUS es probar un proceso de extracción y purificación de AGVs a partir de los lodos que les envía el coordinador CETAQUA. Este proceso debe ser económicamente viable y cumplir con las especificaciones del mercado. Además de esta doble limitación, existen barreras legales relacionadas con la recuperación de biorresiduos y lodos de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Por eso el proyecto Ecoval Sudoe intenta ir más allá de lo establecido.

 

Extraer, higienizar, filtrar y concentrar
NEREUS ha desarrollado una planta piloto de nanofiltración dinámica que presenta tres grandes ventajas: extrae las moléculas de interés de los lodos orgánicos, garantiza su higienización y filtra a bajo coste energético. Tras esta primera etapa de filtración, se aplican procesos de concentración para lograr el objetivo deseado.

La materia orgánica residual se valoriza aún más en el INSA de Toulouse para la producción de energía y a través del estudio de aplicación de la tierra en la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León.

ECOVAL Sudoe con el Día Mundial del Agua

El día 22 de Marzo se celebra el día Mundial del agua. Este 2022 el foco de atención se centra en las aguas subterráneas: aquellas que alimentan, aparte de ríos y manantiales, pozos y bombas. La vida no sería posible sin ellas. La mayoría de las zonas áridas del planeta dependen por completo de este recurso, que suministra una gran proporción del agua que utilizamos para fines de consumo, saneamiento, producción de alimentos y procesos industriales.

Casi la totalidad del agua dulce en forma líquida del mundo es agua subterránea. En buena parte del globo estas reservas están siendo sobreexplotadas y corremos el riesgo de debilitar este recurso. Además, a medida que el cambio climático empeora, las aguas subterráneas son cada vez más críticas, lo que hace más necesario que nunca gestionarlas de forma sostenible, así como reaprovechar y darle una segunda vida al resto de fuentes de agua de las que disponemos. La ONU acaba de publicar con motivo de este Día su informe anual sobre el estado del agua, puedes consultarlo aquí.

ECOVAL se suma a esta celebración, que pretende concienciar acerca de la crisis mundial del agua y la necesidad de buscar medidas para abordarla de manera que alcancemos el Objetivo de Desarrollo Sostenible No 6: Agua y saneamiento para todos antes de 2030. Para acercarnos a ese horizonte, no nos podemos olvidar de las aguas residuales y su gestión.

 

1 millón 300 mil toneladas de lodos no reaprovechados

Los procesos de depuración de aguas residuales urbanas generan grandes cantidades de lodos. Solo en Galicia, se generan más de 150 mil toneladas al año de estos lodos, que llenarían cada año el interior de la catedral de Santiago de Compostela. Si hablásemos de la cifra en el espacio Sudoe subiría a 1 millón 300 mil toneladas.

Estos lodos se han visto tradicionalmente como un residuo, pero en el proyecto Ecoval Sudoe demostramos la viabilidad técnica de su transformación en productos de alto valor añadido como Ácidos Grasos Volátiles que se transforman en adhesivos, lubricantes o pinturas en la industria química y petroquímica o fertilizantes. Una transformación profunda en la gestión del ciclo del agua basándose en la economía circular y la sostenibilidad. La Biofactoría de Ourense permite así ir más allá del tradicional concepto de depuración del agua para transformar los lodos en nuevos recursos de valor y garantizar una segunda vida para ellos. Puedes aprender más sobre la fucnión de ECOVAL en la valorización de aguas residuales que permite ampliar el ciclo de este recurso clave para la vida en el siguiente video:

Para seguir la conversación online sobre el Día Mundial del Agua 2022, puedes usar las etiquetas #DíaMundualdelAgua y #WorldWaterDay o consultar la cuenta de la ONU dedicada a ello.

¿Qué son los ácidos grasos volátiles?

Los ácidos grasos volátiles (AGVs) son unos compuestos orgánicos con seis o menos carbonos en su estructura. Aunque estos términos son extraños para el gran público, lo cierto es que podemos encontrar dichos ácidos en la naturaleza, resultantes normalmente de procesos bacterianos, como la digestión anaeróbica. Dado su alto valor energético, los AGV son parte habitual del metabolismo animal, y es tal su versatilidad que es posible encontrarlos en la producción del vinagre (acético), en los aromatizantes alimentarios (butírico) o conservantes (propiónico). En la actualidad, los ácidos grasos volátiles se obtienen prácticamente en su totalidad a partir de recursos fósiles, lo que implica un muy elevado impacto ambiental.

No obstante, estos AGV pueden producirse a través de procesos biológicos desarrollados en las últimas décadas y sobre los que se siguen encontrando nuevas vías más eficientes y precisas. Además, pertenecen a la categoría de productos intermedios, esto es, pueden ser convertidos en una gran variedad de productos finales (plásticos, pinturas, lubricantes, cosméticos, etc.) en función de los procesos seleccionados. Esta flexibilidad para la obtención y la conversión es una de las razones que hacen que la demanda de AGV en el sector químico no deje de crecer.

En el marco del proyecto ECOVAL SUDOE se desarrollan tecnologías para la producción de estos ácidos a partir de los lodos de depuradora y biorresiduos generados en el entorno urbano. El proyecto impulsa así el modelo de biorrefinería o biofactoría, instalaciones de nueva concepción que generan subproductos de alto valor añadido a partir de -los mal llamados- residuos. Partiendo de estos sustratos se logran cadenas cortas de carbono, ácidos grasos volátiles, que en el caso de ECOVAL son preferentemente el acético, el butírico y el propiónico.

El origen renovable en la producción de AGV representa todavía una fracción mínima, por lo que es fundamental que el desarrollo de soluciones basadas en la economía circular como la que propone ECOVAL, totalmente alineada con los objetivos de la Unión Europea de ser el primer continente climáticamente neutro en 2050.

Interesante, ¿verdad? Pues aquí puedes leer cómo se ha empezado a trabajar en la planta piloto del proyecto.