Convertir el lodo en oro

A eso se dedica la red NEREUS dentro del proyecto ECOVAL. Ecoval Sudoe está desarrollando un método de extracción de moléculas de alto valor añadido, los Ácidos Grasos Volátiles (AGVs), a partir de lodos procesados. El objetivo del proyecto NEREUS es probar un proceso de extracción y purificación de AGVs a partir de los lodos que les envía el coordinador CETAQUA. Este proceso debe ser económicamente viable y cumplir con las especificaciones del mercado. Además de esta doble limitación, existen barreras legales relacionadas con la recuperación de biorresiduos y lodos de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Por eso el proyecto Ecoval Sudoe intenta ir más allá de lo establecido.

 

Extraer, higienizar, filtrar y concentrar
NEREUS ha desarrollado una planta piloto de nanofiltración dinámica que presenta tres grandes ventajas: extrae las moléculas de interés de los lodos orgánicos, garantiza su higienización y filtra a bajo coste energético. Tras esta primera etapa de filtración, se aplican procesos de concentración para lograr el objetivo deseado.

La materia orgánica residual se valoriza aún más en el INSA de Toulouse para la producción de energía y a través del estudio de aplicación de la tierra en la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León.

¡Con las manos en el lodo! Ecoval Sudoe ultima los trabajos en la planta piloto para la producción de ácidos grasos volátiles

Uno de los objetivos del proyecto Ecoval Sudoe es demostrar la viabilidad técnica de la producción de ácidos grasos volátiles (AGV) a partir de lodos urbanos. Para ello, en la Estación Depuradora de Agua Residuales (EDAR) de Ourense, Cetaqua ha puesto en marcha diferentes ensayos para optimizar la generación de ácidos como el acético, el propiónico o el butírico a partir de los fangos de depuradora.

Con el objetivo de conocer las condiciones de operación más adecuadas para la planta piloto de producción de AGV, primero se llevaron a cabo diferentes ensayos a escala laboratorio, como los test batch a escala 0,5L y la operación de reactores semicontinuos de 5L de volumen, que evidenciaron la idoneidad del lodo de depuradora como sustrato con alto potencial de producción de bioproductos de alto valor añadido con los AGV.

La información proporcionada a escala laboratorio les ha servido a los técnicos de Cetaqua para tener una primera aproximación acerca de los rendimientos de producción de AGV que se pueden obtener a partir de fango con y sin pretratamiento. También pudieron analizar el efecto de parámetros de operación tales como el pH, la relación alimentación/microorganismo, el tiempo de residencia hidráulico, etc.

A escala piloto, los técnicos han optimizado el proceso fermentativo de producción de AGV, obteniendo una corriente que ha de ser sometida a una separación sólido-líquido, operación unitaria que ha tenido que ser perfeccionada gracias a unos ensayos “jar test” que han permitido determinar las dosis óptimas de coagulante y floculante para la división de las fracciones sólida y líquida. Así, se ha cumplido con el objetivo de producir una corriente líquida rica en AGV para que el socio NEREUS estudie su clarificación y concentración y una torta sólida de alta sequedad que el INSA valorizará energéticamente.

Tras estas pruebas ahora los trabajos continúan en la planta piloto que, tras una fase de arranque marcada por dificultades hidráulicas en la operación y los ajustes necesarios, ya opera de forma más robusta. En nada se empezará a alimentar con biorresiduos.

¡Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte los avances!