ECOVAL Sudoe, la solución circular para destituir a los combustibles fósiles

Las industrias son cada vez más conscientes de la importancia de implementar políticas que respondan al contexto de crisis medioambiental al que nos enfrentamos, siendo “reducir, reutilizar y reciclar” las nuevas pautas a establecer en sus formas de operar. Muchas deciden implicarse y colaborar en proyectos de investigación capaces de desarrollar tecnologías innovadoras destinadas a aprovechar aquellos residuos, o recursos ya utilizados, para generar nuevos bienes, procurando alternativas más amigables para el planeta.

La urgencia por aplicar alternativas circulares en los procesos de producción para minimizar los perjuicios que estos puedan generar es una de las razones por las que empresas como Repsol, Fertiberia o Grupo Valora se han sumado a apoyar proyectos de I+D+i como los actualmente desarrollados en la biofactoría de Ourense, gestionada por Viaqua, con el fin de construir un futuro donde los combustibles fósiles dejen de ser imprescindibles.

ECOVAL Sudoe, liderado por Cetaqua, el Centro Tecnológico del Agua, y cofinanciado por el Programa Interreg Sudoe a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), es un proyecto que pretende ofrecer soluciones de real aplicación para las industrias químicas, petroquímicas y de fertilizantes. “Los procesos de depuración de aguas residuales generan grandes cantidades de fangos. Estos se han visto tradicionalmente como un residuo a eliminar, sin embargo, en el proyecto ECOVAL demostramos que pueden ser un producto a partir del cual se generan materias primas de alto valor añadido que tienen potencial de aplicación en la industria química y petroquímica para producir compuestos como lubricantes, bioplásticos, pinturas o adhesivos.”, explica Antón Taboada, Project Manager del proyecto en Cetaqua Galicia.

“Cetaqua está desarrollando un magnífico trabajo en la optimización del ciclo integral del agua y en la conversión de las depuradoras en biofactorías”, indica Enrique Espí, científico investigador senior del Centro de Tecnología de Repsol, socio del proyecto europeo.

Desde Repsol, entidad asociada al proyecto, afirman estar “especialmente interesados” en la utilización de los fangos de depuradora como “materia prima alternativa y renovable” para poder aplicar en la fabricación de sus materiales plásticos, apunta Espí, quien considera especialmente destacable la tarea de transformación de los lodos que se consideraban un “residuo a eliminar» en un “nuevo recurso”, acción alineada con uno de sus  grandes retos: «obtener cero emisiones netas en el año 2050”, añade.

Los sectores especializados en la producción de fertilizantes son también uno de los potenciales destinatarios de los subproductos generados en ECOVAL. Es el caso de Fertiberia que tiene por objetivo desarrollar nuevos productos que integren nutrientes recuperados a partir de bio-residuos. De este modo, la jefa de proyectos de I+D+i de Fertiberia, María Cinta Cazador, concibe el proyecto  ECOVAL como una posibilidad de “avanzar en este camino”, constituyendo un ejemplo donde “la viabilidad y comercialización de las soluciones propuestas han tenido en cuenta la participación de esta parte final de la cadena de valor” y donde “todas las partes se retroalimentan y benefician”, señala.

Por otro lado, Valentín Jiménez, Consejero y Director Gerente del grupo de Grupo Valora, empresa especializada en servicios y productos del sector agropecuario y otra de las interesadas en el aprovechamiento de estos biorresiduos para aplicar a su modelo de negocio, explica que apostar por “proyectos que hagan de esto una realidad tangible, constituye una de las formas más eficaces para luchar activamente por la conservación de nuestro entorno, no solo a nivel ambiental, sino también social y económico”.

“Siempre hemos entendido un lodo de EDAR como un recurso que, bajo un control exhaustivo y una transformación necesaria, puede convertirse en productos de alto valor añadido con un enorme mercado potencial; más si cabe en nuestro país, cada vez más afectado por la pérdida de materia orgánica de nuestros suelos.” Explica Valentín Jiménez.

Sobre el camino que se está trazando actualmente para establecer modelos más circulares, Enrique Espí, de Repsol, hace referencia a un contexto actual en el que el sector energético se enfrenta a “nuevos desafíos, pero también a nuevas oportunidades donde la colaboración público-privada va a ser fundamental”.

De la misma forma, María Cinta Cazador, de Fertiberia, destaca la importancia de forjar alianzas que permitan avanzar considerando que “hay grandes dificultades técnicas para alcanzar un modelo de gestión que alcance el óptimo medioambiental y sea económicamente viable”. Por ello, explica, “es fundamental la colaboración entre las mismas, los organismos de investigación y los usuarios finales, en este caso, la industria de los fertilizantes”, concluye.

¡Sorteamos tres packs de dos bolsas de Ecoval!

sorteo de dos bolsas de Ecoval

En ECOVAL estamos de celebración y ¡sorteamos tres packs de dos bolsas de Ecoval!

Sabemos que a veces separar los residuos de la forma correcta se hace un poco complicado, y justo por eso hemos creado la campaña “Otro contenedor, ¡qué marrón!” para explicar de forma sencilla como funciona el nuevo contenedor de residuos orgánicos.

Para celebrar que el 17 de mayo es el Día Mundial del Reciclaje lanzamos un sorteo para que puedas ganar dos bolsas con el diseño del contenedor marrón, que te servirá de recordatorio de qué tipo de residuos se pueden depositar en él.

Participar es sencillo, síguenos en redes (Twitter o LinkedIn), comparte el post del sorteo para ayudarnos a llegar a más personas y, ¡listo! Simplemente con esto ya tendrás una participación en el sorteo, que se resolverá de forma totalmente aleatoria. Si quieres conseguir una participación extra, ¡subscríbete a nuestra newsletter! Prometemos no saturarte la bandeja de entrada del correo, recibirás dos newsletters al año, con el contenido más interesante del proyecto Ecoval, y las últimas novedades.

Puedes participar hasta el 24 de mayo a las 23:59. El resultado del sorteo será anunciado por las mismas redes el proyecto el 25 de mayo. Nos pondremos en contacto contigo si ganas el sorteo para enviarte las bolsas a casa, ¡tú no tendrás que preocuparte de nada! Solo de disfrutar las bolsas y de separar correctamente los residuos orgánicos para poder conseguir un mundo más sostenible. ¡Con Ecoval ya no hay excusas!

Puedes leer las bases del sorteo aquí.

El contenedor marrón llega a los colegios de Ourense de la mano del proyecto Ecoval Sudoe

  • El Concello de Ourense y Viaqua promueven la participación de un colegio orensano en el proyecto ECOVAL para la revalorización de sus residuos orgánicos
  • El CEIP de Seixalbo aportará los residuos de su comedor escolar a la planta piloto ubicada en la EDAR de Ourense

El proyecto Ecoval Sudoe, Estrategias de coordinación de gestión y valorización de fangos y residuos orgánicos en la región SUDOE, entra este 2022 en una nueva fase. Tras demostrar con éxito la tecnología de conversión de fangos de depuradora a ácidos grasos volátiles, compuestos que se convierten en productos como pinturas, lubricantes o adhesivos en la industria química y petroquímica, la Estación Depuradora de Agua Residuales (EDAR) de Ourense cambiará ahora de materia prima para valorizar residuos orgánicos recogidos selectivamente, que procederán de los contenedores recientemente instalados en el colegio de Seixalbo, Ourense.

El comedor del colegio se convierte así en suministrador de biorresiduos con la que operará la planta piloto con el fin de obtener ácidos grasos volátiles. Así, el centro se involucra también en la campaña de educación ambiental “Otro contenedor, ¡qué marrón!”, cuyo objetivo es concienciar a los más jóvenes sobre la importancia de la correcta separación de los residuos, con énfasis en el quinto contendedor y las características de los residuos orgánicos. El CEIP Seixalbo, es un centro público del ayuntamiento de Ourense muy implicado en la concienciación medioambiental de su alumnado, con la organización de talleres sobre la separación correcta de residuos, la creación de un huerto escolar, actividades de compostaje y ahora la participación en este proyecto europeo de investigación.

Representantes de Cetaqua, líder del proyecto, de la Concejalía de Educación del Concello de Ourense y de Viaqua, acudieron en persona al centro para presentar el proyecto y sentar las bases de la colaboración. El Concello de Ourense y Viaqua, socios asociados del proyecto, apoyan e impulsan la iniciativa, posicionando a la ciudad de Ourense, y en especial a su depuradora, como un referente absoluto en biofactoría, con la apuesta por el desarrollo de tecnologías verdes y la economía circular.

Castilla y León, representada en el proyecto a través de la Fundación Patrimonio Natural, junto con el Ayuntamiento de Palencia y Aquona, quienes también respaldan la iniciativa, también se involucrarán en el suministro de residuos orgánicos a través de colegios, para concienciar sobre la importancia del cuidado del medioambiente e impulsar a su vez el modelo de biofactoría.

Importancia del enfoque Ecoval

En la región Sudoe, que abarca las comunidades autónomas españolas (excepto Canarias), las regiones del sudoeste de Francia, las regiones continentales de Portugal, Gibraltar y el Principado de Andorra, cada individuo genera 136 kg de residuos orgánicos al año. Se alcanza así la generación de 11 millones de toneladas de residuos orgánicos anuales, 9 de los cuales son restos de comida. Actualmente, el 65% de estos residuos orgánicos se incineran o depositan en vertedero, debido a una baja implantación de la recogida selectiva.

Desde su inicio en noviembre de 2020, el proyecto Ecoval prepara el terreno para la llegada del contenedor marrón que, a finales de 2023, deberá estar implantado en todas las ciudades europeas. Gracias al enfoque promovido por el proyecto, los biorresiduos serán devueltos al ciclo económico contribuyendo al objetivo fijado por la Unión Europea de reciclar el 65 % de los residuos municipales para el año 2035.

Además de los socios previamente citados, participan en este reto la Universidad de Santiago de Compostela, la Fundación Empresa-Universidad Gallega, el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse, Nereus, Aguas do Tejo Atlantico y la Empresa Municipal de Ambiente do Porto. El consorcio, cofinanciado por el Programa Interreg Sudoe a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, cuenta además con el apoyo de 31 socios asociados.

¿Qué son los ácidos grasos volátiles?

Los ácidos grasos volátiles (AGVs) son unos compuestos orgánicos con seis o menos carbonos en su estructura. Aunque estos términos son extraños para el gran público, lo cierto es que podemos encontrar dichos ácidos en la naturaleza, resultantes normalmente de procesos bacterianos, como la digestión anaeróbica. Dado su alto valor energético, los AGV son parte habitual del metabolismo animal, y es tal su versatilidad que es posible encontrarlos en la producción del vinagre (acético), en los aromatizantes alimentarios (butírico) o conservantes (propiónico). En la actualidad, los ácidos grasos volátiles se obtienen prácticamente en su totalidad a partir de recursos fósiles, lo que implica un muy elevado impacto ambiental.

No obstante, estos AGV pueden producirse a través de procesos biológicos desarrollados en las últimas décadas y sobre los que se siguen encontrando nuevas vías más eficientes y precisas. Además, pertenecen a la categoría de productos intermedios, esto es, pueden ser convertidos en una gran variedad de productos finales (plásticos, pinturas, lubricantes, cosméticos, etc.) en función de los procesos seleccionados. Esta flexibilidad para la obtención y la conversión es una de las razones que hacen que la demanda de AGV en el sector químico no deje de crecer.

En el marco del proyecto ECOVAL SUDOE se desarrollan tecnologías para la producción de estos ácidos a partir de los lodos de depuradora y biorresiduos generados en el entorno urbano. El proyecto impulsa así el modelo de biorrefinería o biofactoría, instalaciones de nueva concepción que generan subproductos de alto valor añadido a partir de -los mal llamados- residuos. Partiendo de estos sustratos se logran cadenas cortas de carbono, ácidos grasos volátiles, que en el caso de ECOVAL son preferentemente el acético, el butírico y el propiónico.

El origen renovable en la producción de AGV representa todavía una fracción mínima, por lo que es fundamental que el desarrollo de soluciones basadas en la economía circular como la que propone ECOVAL, totalmente alineada con los objetivos de la Unión Europea de ser el primer continente climáticamente neutro en 2050.

Interesante, ¿verdad? Pues aquí puedes leer cómo se ha empezado a trabajar en la planta piloto del proyecto.

¡Con las manos en el lodo! Ecoval Sudoe ultima los trabajos en la planta piloto para la producción de ácidos grasos volátiles

Uno de los objetivos del proyecto Ecoval Sudoe es demostrar la viabilidad técnica de la producción de ácidos grasos volátiles (AGV) a partir de lodos urbanos. Para ello, en la Estación Depuradora de Agua Residuales (EDAR) de Ourense, Cetaqua ha puesto en marcha diferentes ensayos para optimizar la generación de ácidos como el acético, el propiónico o el butírico a partir de los fangos de depuradora.

Con el objetivo de conocer las condiciones de operación más adecuadas para la planta piloto de producción de AGV, primero se llevaron a cabo diferentes ensayos a escala laboratorio, como los test batch a escala 0,5L y la operación de reactores semicontinuos de 5L de volumen, que evidenciaron la idoneidad del lodo de depuradora como sustrato con alto potencial de producción de bioproductos de alto valor añadido con los AGV.

La información proporcionada a escala laboratorio les ha servido a los técnicos de Cetaqua para tener una primera aproximación acerca de los rendimientos de producción de AGV que se pueden obtener a partir de fango con y sin pretratamiento. También pudieron analizar el efecto de parámetros de operación tales como el pH, la relación alimentación/microorganismo, el tiempo de residencia hidráulico, etc.

A escala piloto, los técnicos han optimizado el proceso fermentativo de producción de AGV, obteniendo una corriente que ha de ser sometida a una separación sólido-líquido, operación unitaria que ha tenido que ser perfeccionada gracias a unos ensayos “jar test” que han permitido determinar las dosis óptimas de coagulante y floculante para la división de las fracciones sólida y líquida. Así, se ha cumplido con el objetivo de producir una corriente líquida rica en AGV para que el socio NEREUS estudie su clarificación y concentración y una torta sólida de alta sequedad que el INSA valorizará energéticamente.

Tras estas pruebas ahora los trabajos continúan en la planta piloto que, tras una fase de arranque marcada por dificultades hidráulicas en la operación y los ajustes necesarios, ya opera de forma más robusta. En nada se empezará a alimentar con biorresiduos.

¡Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte los avances!

Cetaqua lidera el proyecto Sudoe ECOVAL que transformará en recursos los residuos orgánicos urbanos

  • El proyecto europeo promoverá el modelo de biofactoría para obtener bio-productos de alto valor añadido a partir de lodos de depuradora y biorresiduos urbanos, replicable en toda la Unión Europea
  • 8 entidades de España, Francia y Portugal integran el consorcio para impulsar un innovador modelo circular para la gestión de residuos orgánicos en las ciudades

14 de enero de 2021. La gestión de residuos orgánicos urbanos presenta actualmente retos a abordar como la minimización del depósito en vertedero o el aumento del reciclaje. Para hacer frente a este desafío, Cetaqua Galicia continúa su apuesta por la economía circular liderando el proyecto ECOVAL del programa Interreg Sudoe 2014-2020. Su principal objetivo es la obtención de productos de alto valor añadido ricos en carbono orgánico, como son los ácidos grasos volátiles, a partir de la valorización de los residuos orgánicos generados en entornos urbanos. El proyecto impulsará la economía circular potenciando la reducción de residuos y la protección del medio ambiente a través de la conversión de los desechos en recursos altamente demandados por las industrias de plástico, lubricantes o agroquímica.

ECOVAL, acrónimo de “Estrategias de coordinación de gestión y valorización de fangos y residuos orgánicos en la región SUDOE”, será financiado a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y se extenderá hasta 2023. En marcha desde noviembre, el consorcio ha celebrado esta semana, en formato virtual, la reunión de lanzamiento para coordinar las diferentes acciones a emprender.

Cooperación transnacional para promover un nuevo modelo de gestión medioambiental

Para desarrollar este modelo de gestión medioambiental de la materia orgánica, acompañarán a Cetaqua socios de la región SUDOE (España, Portugal y los distritos franceses transpirenaicos) con experiencia en las distintas etapas de la cadena de valor de los residuos que aportarán las competencias necesarias para asegurar la viabilidad del modelo. Éstos son la Universidad de Santiago de Compostela, la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, la Fundación Empresa-Universidad Gallega, el Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse, Nereus, Aguas do Tejo Atlantico y la Empresa Municipal de Ambiente do Porto.

Además, hasta 29 entidades de la misma región se han comprometido con el proyecto y participarán como entidades asociadas. Entre ellas se encuentran desde administraciones públicas, como la Xunta de Galicia, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Palencia, hasta usuarios de los productos finales de base bio como REPSOL, incluyendo productores de residuos orgánicos altamente aprovechables como Vegalsa-Eroski.

El consorcio trabajará desde la recogida del residuo hasta la comercialización del producto final, mediante el desarrollo de procesos biotecnológicos innovadores e integrando aspectos multidisciplinares de tipo legislativo, económico, de mercado, ambiental o de percepción social.

ECOVAL se focaliza en valorizar fundamentalmente dos tipos de corrientes residuales: los lodos de depuradora urbana y la fracción orgánica de los residuos sólidos urbanos (FORSU), ambos con un elevado contenido en carbono orgánico. Así, trabajará para optimizar y crear sinergias entre el ciclo urbano del agua y el de los residuos. En este segundo, permitirá no solo optimizar la recogida, fomentando la separación en origen, en línea con las nuevas exigencias legislativas; sino generar una nueva cadena de valor, que a su vez minimice los problemas de olor y los costes asociados a su recogida y gestión.

Área de implementación: hacia la economía circular mediante el impulso de las biofactorías

De este modo, se conseguirá promover en las ciudades del espacio Sudoe un innovador modelo de gestión de residuos replicable en toda la Unión Europea.

En concreto, en España, Cetaqua pondrá en marcha, de la mano del Grupo Suez, demostraciones en plataformas tecnológicas situadas en las ciudades de Ourense, en colaboración con Viaqua, y en Palencia, con el apoyo de Aquona, para valorizar lodos urbanos y residuos orgánicos a fin de obtener productos de alto valor añadido. De esta forma, promueve el modelo de biofactoría que pretende transformar las plantas depuradoras en instalaciones generadoras de recursos.

O Porto (Portugal) será el primer caso de estudio modelado para la optimización de la gestión de biorresiduos a nivel de ciudad y su posterior replicabilidad en las ciudades de Palencia y Toulouse.

El impacto en el medioambiente de este proyecto será notable puesto que, solo en el área que abarca el proyecto, se generan 136 kg de residuos orgánicos per cápita anuales pudiendo así seguir nuevas vías alternativas de tratamiento para que estos residuos sean empleados como recursos.