ECOVAL, el proyecto de innovación que posiciona a Galicia como referente en la gestión circular de los residuos

Etienne Paul, Insa Toulouse; Javier Bobe, Diputación de Ourense ; Almundeja Hospido, USC; Rita Lourinho, ADTA; Sagrario Pérez, Xunta de Galicia; Gabriel Alén, Xunta de Galicia; Iván José Vicente, Viaqua; Ángela Muñiz, FEUGA; Luis Assunçao, Portoambiente; Teresa Alvarño, Cetaqua Galicia; Jesús Díez, Fundación Patrimonio Natural Castila y León.

 

  • El proyecto europeo ECOVAL, liderado por Cetaqua, celebra el acto final de presentación de resultados.
  • El evento reunió a más de 70 representantes de administraciones públicas, universidades y empresas para debatir acerca del potencial del agua dentro de la economía circular.

 

El proyecto de innovación ECOVAL-SUDOE, liderado por Cetaqua y cofinanciado por el Programa Interreg Sudoe a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), celebró esta mañana el evento final Hacia una gestión circular de biorresiduos urbanos y lodos de depuradora. Este encuentro, que reunió a más de 70 asistentes en Ourense, sirvió para presentar los resultados y las conclusiones obtenidas en los dos años y medio de duración del proyecto. Armando Ojea, teniente alcalde del Concello de Ourense e Iván José Vicente, director general de Viaqua, inauguraron el acto poniendo en valor la colaboración y apuesta del Concello de Ourense en proyectos de investigación como ECOVAL que permiten reducir el impacto de los residuos, convirtiéndolos en recursos, poniendo la ciudad de Ourense en el mapa de la innovación y de la economía circular.

 

El evento simboliza el cierre del proyecto ECOVAL, que ha demostrado que tanto lodos de depuradora como biorresiduos urbanos constituyen dos corrientes orgánicas con enorme potencial para el desarrollo de las biofactorías.  A partir de ellos se pueden producir compuestos como los ácidos grasos volátiles, que sirven como materia prima renovable y sostenible en la industria química para la obtención de una gran variedad de productos: lubricantes, pinturas, bioplásticos o cosméticos entre otros.

Además, se ha demostrado que el modelo se puede replicar en entornos industriales, por ejemplo en las industrias alimentarias como la  conservera o láctea, de gran importancia en la economía gallega. Por lo tanto, ECOVAL ha supuesto un paso adelante para la implementación de las biofactorías o biorrefinerías, lo cual resulta clave en la transición hacia una economía circular que permita la generación de bienes reduciendo la dependencia de recursos fósiles.

Con una financiación europea de cerca de un millón y medio de euros, el proyecto consiguió el escalado exitoso de la tecnología de producción de ácidos grasos volátiles (AGV) de alta pureza a partir de lodos de depuradora y biorresiduos urbanos, el desarrollo de modelos de negocio que permiten la industrialización de las soluciones y la identificación de las barreras legales que dificultan o impiden la implementación de dichos modelos.

ECOVAL cuenta con un consorcio internacional formado por la Universidade de Santiago de Compostela, Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, Fundación Empresa-Universidad Gallega, INSA Toulouse, Nereus, Porto Ambiente y Aguas do Tejo Atlántico, y supondrá un impulso en materia de I+D+i y el posicionamiento de Galicia como referente en materia de economía circular en Europa.

 

 

ECOVAL pone fin a su investigación basada en la revalorización de residuos

Las presentaciones del acto se dividieron en tres bloques principales, en los que personalidades destacadas de diferentes ámbitos defendieron su apuesta por transformar las depuradoras en biofactorías -instalaciones eficientes en la obtención de agua, energía y materiales-, como elemento clave de la economía circular para la gestión de residuos orgánicos. En la jornada también se analizaron el pasado y presente de la gestión de biorresiduos urbanos y lodos de depuradora, así como sus perspectivas de futuro.

Ander Castro, Project Manager de CETAQUA

Según Ander Castro, Project Manager de Cetaqua, “ECOVAL demostró la viabilidad de producir, desde el punto de vista técnico, ácidos grasos volátiles con pureza suficiente para reemplazar su actual producción a partir del petróleo -y sustituirlo por lodos de depuradora y biorresiduos urbanos-. De todas formas, es  necesario continuar con el desarrollo tecnológico de cara a optimizar el proceso y reducir la escala a partir de las cuales estas soluciones son rentables económicamente”.

La mesa redonda, que cerraba el acto, estuvo moderada por Teresa Alvariño, gerente de Cetaqua Galicia. En ella se debatieron las perspectivas futuras de la valorización de biorresiduos urbanos y lodos de depuradora, desde una perspectiva público privada, a través de la participación de Viaqua y Agroamb, la Xunta de Galicia y la Diputación de Ourense.

 

Teresa Alvariño, CETAQUA; María Sagrario, Xunta de Galicia; Leticia Rodríguez, VIAQUA; Javier Bobe, Diputación de Ourense y Josefa León, Agroamb, en la mesa redonda del evento.

 

Leticia Rodríguez, directora de Desenvolvemento Sostible de Viaqua, destacó que para alcanzar el potencial de circularidad que tienen los fangos de depuración o los biorresiduos hay que continuar trabajando en el desarrollo de nuevos modelos económicos y de gestión donde estos productos de alto valor añadido tengan cabida. Para ello, Leticia declara que “es imprescindible mejorar en colaboración, cooperación y en acuerdo para alcanzar marcos de colaboración público-privada más estables. Sólo así tendremos garantía de éxito para afrontar los retos que tenemos por delante”

Gabriel Alén, delegado de la Xunta en Ourense, clausuró el acto y aprovechó la ocasión para resaltar la oportunidad de aprovechar los fondos europeos para la gestión óptima de los residuos, la importancia de concienciar a la población y la necesaria innovación, que se aterriza en Ourense gracias a proyectos como el nuevo Centro de Innovación de FP, que contiene un módulo para el cuidado del medio natural.

Cetaqua y Viaqua consolidan a través de proyectos como ECOVAL su apuesta por las biofactorías como elemento clave para potenciar un modelo de economía circular en el ciclo integral del agua. Además, en la biofactoría de Ourense también se están desarrollando otros proyectos de I+D+i como el proyecto Biocenplas, que busca establecer un modelo sostenible en la industria transformadora de la pesca, o actividades del Centro Mixto de Investigación CIGAT Circular, que desarrolla diferentes estrategias para conseguir descarbonizar Galicia gracias a la conversión de residuos en recursos.

El proyecto Ecoval Sudoe conciencia a las nuevas generaciones en Palencia

 

Ocho colegios palentinos han sido los hospedadores de honor de una nueva actividad organizada conjuntamente por Aquona y por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León, socia del proyecto Ecoval Sudoe, con el objetivo de sensibilizar a las nuevas generaciones sobre la importancia de la correcta separación y la valorización de los residuos orgánicos. La campaña de sensibilización se extendió durante un total de cuatro jornadas entre los días 23 y 29 de noviembre y, gracias a ocho talleres de educación ambiental, 184 niños y niñas aprendieron de manera lúdica y participativa la importancia del contenedor marrón y qué residuos deben ir en él.

 

Esta es la segunda ocasión en que el proyecto ECOVAL realiza acciones de educación ambiental en Palencia. En el pasado curso escolar participaron 6 centros educativos y 248 alumnos, gracias a los 11 talleres organizados. La campaña del año pasado se celebró con motivo de la Semana Europea de Reducción de Residuos, el mayor evento de sensibilización sobre la prevención de residuos en Europa, que este año se desarrolló desde el día 19 hasta el día 27 del mismo mes.

 

El proyecto Ecoval Sudoe participó el año pasado en dicho evento con la campaña “Otro contenedor, ¡qué marrón!”, centrada en la divulgación y familiarización del gran público con el nuevo contenedor marrón para recalcar la importancia que tiene la correcta separación de los residuos en proyectos que buscan la valorización de estos. Esta campaña, organizada por FEUGA, le sirvió para alzarse con el galardón de la edición de 2021 gracias a su creatividad, impacto y carácter participativo, lo que reafirmó el buen hacer del proyecto en materia de comunicación.

 

Esta actividad se suma así a las realizadas anteriormente por la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León el pasado curso escolar, además de las cuatro llevadas a cabo por FEUGA y CETAQUA en cuatro centros de Galicia. De esta manera, Ecoval Sudoe alcanza casi los 600 alumnos concienciados sobre esta temática, acercando la ciencia a la ciudadanía y ayudando a construir un futuro sostenible basado en el principio de la economía circular.

El consorcio de ECOVAL se reúne en Toulouse

 

El Instituto Nacional de Ciencias Aplicadas de Toulouse (INSA Toulouse) acogió en la misma ciudad francesa este miércoles y jueves (23 y 24 de noviembre, respectivamente) la reunión de consorcio del proyecto Ecoval Sudoe con el fin de compartir y presentar los avances conseguidos hasta la fecha, así como de los siguientes pasos a cumplir.

 

El pistoletazo de salida fue a las nueve de la mañana, donde CETAQUA realizó una introducción y presentación del proyecto, así como su aportación al mismo desde una perspectiva biotecnológica para valorizar los residuos orgánicos. Posteriormente, el resto de actores (FEUGA, INSA TBI, NEREUS, USC BioGroup, ADTA, FPNCyL y Porto Ambiente) presentaron sus distintas contribuciones a Ecoval Sudoe hasta el mediodía, hora en la que hubo una pausa para retomar la actividad a la tarde.

 

El jueves el consorcio visitó la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Ginestous (Toulouse) para observar de cerca el funcionamiento actual del tratamiento de los lodos de depuradora de la ciudad. Así mismo, se analizó su potencial de transformación en biofactoría, tal y como persigue el modelo de Ecoval Sudoe para promover una economía más sostenible y circular.

 

Esta reunión de consorcio es la quinta realizada por el proyecto, después de la última organizada en junio pasado en la ciudad de Porto con Porto Ambiente como anfitrión de la cita. En este tipo de eventos se generan sinergias entre los distintos agentes y son una pieza clave para el buen funcionamiento de todo tipo de proyectos, todavía más si cabe en el caso de Ecoval Sudoe debido a la multiplicidad de actores, intereses y desafíos a los que se enfrenta con el objetivo de promover un modelo de negocio circular y sostenible en un contexto de transición verde.

ECOVAL pone en el mapa el contenedor marrón

Ecoval Sudoe da un paso más en su compromiso con la implementación y la correcta utilización del contenedor marrón creando un mapa que permite visualizar los primeros contenedores de separación de la fracción orgánica instalados en diferentes ciudades de la Unión Europea. Esta herramienta es una nueva apuesta del proyecto por la divulgación y la concienciación ciudadana con relación a la importancia del reciclaje, y en particular del uso apropiado del contenedor marrón.

El “mapa del tesoro” es un instrumento lúdico con el cual se pueden visualizar geográficamente los contenedores marrones y nace gracias a la colaboración activa con usuarios de redes sociales. El objetivo de dicho mapa es el de difundir la evolución de la progresiva puesta en marcha del quinto contenedor y familiarizar al gran público con su presencia. El mapa permite además ver que el código de colores a veces varía siendo este contenedor azul o verde en ciudades como Londres o Oleiros.

En la web del proyecto se encuentran además otros materiales como vídeos y posters o una guía de buenas prácticas, que permiten a los visitantes resolver sus dudas sobre la correcta separación de residuos, también juegos interactivos para poner a prueba los conocimientos adquiridos.

El contenedor marrón empieza a abundar en las ciudades a raíz de la Directiva Europea de Gestión de Residuos, como pieza clave para poder reciclar la fracción orgánica de manera separada. Su implementación ha sido irregular hasta el momento, ya que no todas las ciudades presentan contenedores marrones, aunque deberá estar presente en todas las ciudades europeas para el año 2024.

La correcta separación de los residuos es de extrema importancia para proyectos como Ecoval Sudoe. Sin su correcta separación procesos innovadores como el que el proyecto pone en marcha no podría llevarse a cabo.

 

Campaña “Otro contenedor, ¡qué marrón!”

 

El “mapa del tesoro” es un elemento nuevo de la campaña “Otro contenedor, ¡qué marrón!”, puesta en marcha por la Fundación Empresa Universidad Gallega (FEUGA) para la Semana Europea para la Reducción de Residuos (EWWR) de 2021. La campaña se centró en concienciar a la ciudadanía sobre la importancia de la correcta separación de los residuos, con un foco especial para los orgánicos, en el contenedor marrón y el uso inapropiado del inodoro como papelera.

En junio de 2022, esta campaña fue galardonada en Bruselas con el Premio Especial Europeo en reconocimiento a su impacto, creatividad y carácter participativo. La Semana Europea de Reducción de Residuos es el mayor evento de sensibilización sobre la prevención de residuos en Europa, lo cual supuso un espaldarazo mediático importante para el proyecto Ecoval Sudoe y ratifica su buen hacer en el campo de la comunicación y la sensibilización ciudadana.

ECOVAL comparte su valorización de residuos orgánicos en el webinar de Nutrient Recycling Community

El viernes 23 de septiembre, entre las 14:00hrs y las 16:00hrs, tuvo lugar el webinar de Nutrient Recycling Community, organizado por la Universidad de Gante. En él, se presentaron en remoto varios proyectos relacionados con la recuperación de nutrientes de efluentes residuales en la industria de la alimentación y agricultura. También hubo una mesa redonda en la que los distintos agentes compartieron ideas y pudieron generar sinergias entre objetivos o procesos comunes.

 

La Nutrient Recycling Community es una iniciativa impulsada por el Clúster Europeo de Biorefinería (BCE), del que Ecoval forma parte. Comenzó como una continuación del EIP-AGRI Focus Group on Nutrient Recycling y actualmente cuenta con más de 70 miembros, incluyendo universidades, centros de investigación, asociaciones europeas, grupos políticos y otros. Su trabajo se centra en la recuperación de nutrientes de los flujos de residuos en la cadena de valor agroalimentaria y su uso como fertilizantes sostenibles. Lo que se pretende así es impulsar la economía circular cerrando el ciclo de vida de los nutrientes y reduciendo el uso de fitosanitarios en agricultura.

 

La transición a una economía más circular mediante la recuperación de recursos es una de las prioridades de la sociedad y el reciclaje de nutrientes puede jugar un papel clave en su desarrollo.

 

El evento comenzó con una breve introducción a la Nutriente Recycling Community de mano de Laia Llenas Argelaguet de la Universidad de Vic (UVIC), para pasar enseguida a la presentación de los distintos proyectos invitados y vinculados. Cada uno 5 minutos para explicar su relación con la recuperación de nutrientes. Son: LEX4BIO, dedicados a biofertilizantes en agricultura, Nutri2Cycle, especialistas en el ciclo de los nutrientes agroalimentarios, WalNut, enfocados en el valorizar aguas residuales para producir biofertilizantes, Fertimanure, centrados en la recuperación de nutrientes para fabricar biofertilizantes a partir de estiércol animal, Nitroman, investigadores de la conversión del estiércol crudo en fertilizantes minerales, Run4Life, con foco en la recuperación de nutrientes para crear festilizantes de bajo impacto, Renu2Farm, vinculados a aumentar el reciclaje de nitrógeno, fósforo y potasio de la cadena de producción de alimentos, RUSTICA , proveedores de soluciones técnicas para convertir residuos orgánicos del sector hortofrutícola en biofertilizantes, Circular Agronomics project, facilitadores del desarrollo hacia economías inteligentes y sostenibles, Ecoval Sudoe, impulsores de gestión y valorización de fangos y residuos orgánicos, y Sea2Land, productores de abonos con base biológica a partir de residuos de pesca.

 

Todos se presentaron en ese orden hasta las 15:00hrs, cuando comenzó una mesa redonda entre ellos moderada por Kari Ylivainio del Instituto de Recursos naturales de Finlandia (LUKE) de 50 minutos y un cierre con conclusiones que puso el broche final al evento a las 16:00hrs.

El consorcio ECOVAL se reúne cara a cara en Oporto, una ciudad comprometida con la circularidad

La ciudad de Oporto acogió, el pasado mes de junio, la reunión de los participantes en el proyecto ECOVAL que, durante dos días de trabajo, tuvieron la oportunidad de compartir experiencias, aprendizajes, retos y mirar al futuro.

A lo largo de dos días llenos de presentaciones y visitas a puntos de interés locales como Água e Energias do Porto, o Lipor, estos 20 participantes conocieron un poco más sobre estas instituciones y el trabajo desarrollado en esta área.

 

 

Como anfitrión, Porto Ambiente también pudo compartir el camino que se ha seguido en el ámbito de los residuos orgánicos y los mayores retos encontrados en el camino.
El Proyecto Orgânico, lanzado en abril de 2021, contó con una fuerte campaña de comunicación y sensibilización que permitió una fuerte adhesión a la iniciativa.
En poco más de un año, este proyecto implica ya a más de 26.500 familias y registra cifras impresionantes en términos de recogida: más de 100 toneladas de residuos al mes. El peso de esta operación es tan importante que, en el primer semestre de 2022, hubo un crecimiento de más del 80% en este tipo de residuos respecto al mismo periodo del año anterior.
Números que permiten reducir los residuos, minimizar las cantidades enviadas a los residuos indiferenciados, y que se traducen en una verdadera circularidad, transformando estos residuos en compost orgánico de alta calidad, utilizado en la agricultura ecológica.

 

 

Si estas cifras no dejan lugar a dudas sobre el compromiso de los habitantes de Oporto, también reflejan el éxito de la estrategia de Porto Ambiente, centrada en los productos orgánicos, un proyecto que se espera extender a toda la ciudad a finales de 2023. Un horizonte ambicioso, pero en sintonía con el compromiso de Porto Ambiente de promover la economía circular, esencial para alcanzar el objetivo de neutralidad de carbono en la ciudad, en línea con los retos del Pacto Climático de Oporto, que la empresa municipal ha abrazado desde el principio.